¿Complementaria, alternativa, o integrativa?

29/03/2019 / Comentarios desactivados en ¿Complementaria, alternativa, o integrativa?

Blog

Todos hemos visto las palabras “complementarias”, “alternativas” e “integrativas”, pero ¿qué significan realmente?

De acuerdo con una encuesta nacional de 2012, muchos estadounidenses, más del 30 por ciento de los adultos y aproximadamente el 12 por ciento de los niños, utilizan enfoques de atención médica que normalmente no forman parte de la atención médica convencional o que pueden tener su origen fuera de la práctica occidental habitual. Al describir estos enfoques, las personas a menudo utilizan “alternativa” y “complementaria” de manera intercambiable, pero los dos términos se refieren a conceptos diferentes:

Si se utiliza una práctica no convencional junto con la medicina convencional, se considera “complementaria”.

Si se utiliza una práctica no convencional en lugar de la medicina convencional, se considera “alternativa”.

La mayoría de las personas que utilizan enfoques no convencionales también utilizan la atención médica convencional.

Además de complementario y alternativo, también puede escuchar el término “medicina funcional”. Este término a veces se refiere a un concepto similar a la salud integradora (que se describe a continuación), pero también puede referirse a un enfoque que se parece más a la naturopatía (un sistema médico que ha evolucionado a partir de una combinación de prácticas tradicionales y enfoques de atención médica populares en Europa durante el siglo XIX).

Salud Integrativa

La atención de salud integradora a menudo reúne enfoques convencionales y complementarios de manera coordinada. Enfatiza un enfoque holístico y centrado en el paciente para el cuidado de la salud y el bienestar, que a menudo incluye aspectos mentales, emocionales, funcionales, espirituales, sociales y comunitarios, y trata a toda la persona en lugar de, por ejemplo, un sistema de órganos. Su objetivo es una atención bien coordinada entre diferentes proveedores e instituciones.

El uso de enfoques integradores para la salud y el bienestar ha crecido en los entornos de atención en los Estados Unidos. Los investigadores actualmente están explorando los beneficios potenciales de la salud integral en una variedad de situaciones, incluyendo el manejo del dolor para el personal militar y los veteranos, el alivio de los síntomas en pacientes con cáncer y sobrevivientes, y programas para promover conductas saludables.

  • Métodos integrales para el manejo del dolor en el personal militar y los veteranos de guerra

Un problema común entre el personal militar en servicio activo y los veteranos de guerra es el dolor crónico. El NCCIH, el Departamento de Asuntos de Veteranos de los EE.UU. y otros organismos gubernamentales auspician estudios para averiguar si los métodos integrales ayudan en esta área. Por ejemplo, los estudios financiados por el NCCIH prueban los efectos de agregar la meditación consciente, la autohipnosis y otros métodos complementarios a los programas para el manejo del dolor en los veteranos de guerra. La meta es ayudar a los pacientes a sentirse y funcionar mejor, además de reducir su necesidad de consumir medicamentos para aliviar el dolor que pueden causar graves efectos secundarios.

  • Métodos integrales para el manejo de síntomas en pacientes y sobrevivientes de cáncer

Es posible que los centros para el tratamiento contra el cáncer que cuentan con programas de atención integral de la salud ofrezcan servicios como acupuntura y meditación para ayudar a controlar síntomas y efectos secundarios en pacientes que reciben tratamientos convencionales para el cáncer. Aunque la investigación del posible valor de estos programas integrales se halla en su etapa temprana, hay algunos estudios prometedores. Algunos de ellos sugieren que:

Los pacientes de cáncer que reciben tratamientos integrales mientras están hospitalizados tienen menos dolor y ansiedad.

La terapia de masajes en pacientes con cáncer en etapa avanzada puede producir mejoras de corto plazo en cuanto al dolor y el estado de ánimo.

El yoga podría aliviar la fatiga persistente que sienten algunas mujeres tras el tratamiento contra el cáncer de seno.

  • Métodos integrales y comportamientos relacionados con la salud

Los comportamientos saludables como comer bien, hacer suficiente actividad física y no fumar pueden reducir el riesgo de las personas de desarrollar enfermedades graves. ¿Es posible que los métodos integrales promuevan este tipo de comportamientos? Los investigadores trabajan para responder a esta pregunta. La investigación preliminar sugiere que el yoga y las terapias basadas en la meditación podrían ayudar a los fumadores a dejar el tabaco.

Fuente:
https://nccih.nih.gov/